fbpx

Respeto, confianza y entendimiento cultural: claves en el relacionamiento con el pueblo arhuaco

Desde hace 16 años, ISA y el pueblo arhuaco han consolidado una manera de hacer los proyectos para transportar energía eléctrica, basados en el respeto a la diferencia y el reconocimiento mutuo, como actores que confluyen en un mismo territorio.

Esta relación que inició con la construcción de la línea de transmisión Primavera-Ocaña-El Copey-Bolívar en 2003, trascendió bajo un propósito superior: proteger el hogar del felino más grande de América y la biodiversidad que se encuentra en los ecosistemas que habita.

Precisamente en este territorio, se logró el primer registro para el programa de jaguar. Un logro que fue posible gracias a las cámaras trampa instaladas por ISA, en compañía de la Fundación Herencia Ambiental Caribe y el pueblo arhuaco.

Hoy, esta relación se convierte en un referente de reconocimiento mutuo que honra la memoria histórica de las comunidades indígenas y reafirma el compromiso de ISA con el desarrollo sostenible del país.